Inteligencia emocional

Entender las emociones en ti mismo y en los otros es importante para manejar las relaciones, la frustración, lograr objetivos, mostrar el autocontrol y comunicarse correctamente. Cuando los padres entienden la importancia de las emociones, ellos 

  • conectan con sus hijos, 
  • son conscientes de lo que sus hijos están atravesando, y 
  • manejan de manera efectiva el comportamiento difícil. 

Estas aptitudes contribuyen a la inteligencia emocional de una persona. Una investigación muestra una fuerte conexión entre la inteligencia emocional y el éxito personal en el colegio, el trabajo y la vida (Cherniss, 2000). Por ejemplo, Lopes, et al., (2006) descubrió que una mayor inteligencia emocional estaba relacionada a un mayor desempeño laboral y una mejor aptitud hacia el trabajo. 

 Pautas para criar niños emocionalmente inteligentes 

  1. Sé sensible con las emociones de tu hijo. Observa a tu hijo y pregúntale cómo se está sintiendo. 
  2. Ayúdalo a encontrar las palabras para nombrar la emoción que está sintiendo. Prestar atención a tus propias emociones es útil porque tu hijo te observará por señales cuando esté inseguro sobre cómo sentirse sobre algo. 
  3. Escucha con empatía, al ponerte en su lugar, para entender cómo se siente. Hazle saber que está bien sentirse feliz, triste, enojado y asustado. 
  4. Enséñale que incluso está bien sentirse frustrado o enojado, no está bien comportarse mal. 
  5. Si la emoción que tu niño está experimentando no es agradable, ayúdalo a encontrar la manera de sentirse mejor. 

 Actividad: Detective de emociones

Detective de emociones es un divertido juego de adivinanzas para practicar a expresar y reconocer emociones. 

  1. Revisa y practica la Tabla de emociones con tu hijo. 
  2. Una vez que hayas revisado las emociones, elige una emoción de la lista. 
  3. Muestra la emoción (sin utilizar palabras) mientras tu hijo adivina. 
  4. Cambien los roles. Comienza con las siguientes emociones básicas: feliz, triste, enojado, asustado y sorprendido. 
  5. Una vez que tu hijo haya controlado las emociones básicas, intente emociones más complejas como la frustración y el entusiasmo. 

 Las referencias 

  • Gottman, J., & DeClaire, J. (1997). Raising an emotionally intelligent child: The heart of parenting. New York: Simon & Schuster Paperbacks. 
  • Lopes, P. N., Grewal, D., Kadis, J., Gall, M., & Salovey, P. (2006). Evidence that emotional intelligence is related to job performance and affect and attitudes at work. Psicothema, 18(132- 138). 
  • Cherniss, C. (2000). Emotional intelligence: What it is and why it matters. Paper presented at the Annual Meeting of the Society for Industrial and Organizational Psychology, New Orleans, LA. www.eiconsortium.org 
Questions or Concerns?

Thank you for using our new website. If you have a question or need help accessing information or materials, please get in touch.  

Menu

Thanks For Visiting Today!

May we ask some questions to get to know you better? If not, please just click the red X in the corner.