Solución de problemas

Una manera de que el niño gane un sentido de control sobre su propia vida es al tomando sus propias decisiones y que los demás las respeten. Saber cómo resolver un problema de manera efectiva les permite tomar decisiones, tener responsabilidad por las mismas y celebrar su éxito.
Lleva tiempo controlar la solución de problemas, entonces es útil integrar la solución de problemas a las conversaciones diarias con tus niños. El proceso es receptivo por naturaleza; es importante escuchar las ideas de tus hijos y seguir su lógica. Como su guía de solución de problemas, mantenlos ocupados pero deja que sus ideas sean pioneras. Con la práctica, los niños que pueden crear soluciones y analizar las consecuencias, mientras consideran los sentimientos de otros involucrados, es menos probable que sean introvertidos e impulsivos y más probable que sean seguros y exitosos (Shure, 1994).

Pasos para la solución de problemas

  1. Identificar el problema.
  2. Aportar ideas. Permite pensar a tu hijo acerca de las posibles soluciones. Intenta no juzgar la calidad de las soluciones ni brindar tus propias ideas.
  3. Considerar las consecuencias. Permite a tu hijo evaluar las posibles soluciones al analizar las consecuencias de cada una. La pregunta referente es: “¿Qué podría pasar si…?”
  4. Elegir una solución. Elegir una solución se trata sobre comparar las consecuencias de cada opción. Analizar las consecuencias de cada solución ayuda a tu hijo a ver que cada solución tiene mejores resultados.
  5. Evaluar los resultados. Después de intentar la solución, determina si se resolvió el problema. ¿Tu hijo logró lo que se propuso realizar? Señala que ocasionalmente ocurren consecuencias imprevistas. Intenta una solución diferente si la primera no funciona.

Cuándo solucionar un problema

  • Cuando tienes tiempo. Resolver problemas toma tiempo y no debería realizarse a las apuradas. Generalmente, hay más tiempo para practicar después del colegio y durante los fines de semana. Practica la solución de problemas cuando tu hijo está de buen humor. Finalmente, tu hijo podrá utilizar las habilidades cuando surja un conflicto.
  • Cuando es seguro. No es una buena idea practicar la solución de un problema cuando tu hijo está en peligro. Por ejemplo, si tu hijo toma un cuchillo para cortar una manzana, intervienes para mantener tu hijo seguro.
  • Con frecuencia. Practicar cuando tenga una oportunidad. Cuanto más tiempo tu hijo practique encontrar soluciones y analizar las consecuencias, más preparado estará para solucionar los problemas que surjan en la vida. 

 Las referencias 

  • Cline, F., & Fay, J. (2006). Parenting with love and logic: Teaching children responsibility. Colorado Springs, CO: NavPress Publishing. 
  • Shure, M., & Digeronimo, T. F. (1994). Raising a thinking child: Help your young child to resolve everyday conflicts and get along with others. New York, NY: Henry Holt & Co.
Questions or Concerns?

Thank you for using our new website. If you have a question or need help accessing information or materials, please get in touch.  

Menu

Thanks For Visiting Today!

May we ask some questions to get to know you better? If not, please just click the red X in the corner.